Baños de Comares del siglo XIV

A principios del siglo XIV el sultán Ismail I hizo construir los Baños de Comares de la Alhambra. Tras ser descubiertos, se ha constatado que son los únicos espacios hispano-musulmanes vinculados a un palacio que se conservan íntegros en todo Occidente.
Trabajando en la rehabilitación del descubrimiento, se han hallado los recubrimientos originales de las bóvedas, con todas las técnicas artesanales y detalles decorativos.

"Los Baños Reales han tenido siempre, desde su construcción, problemas de filtración de agua de lluvia; por eso pensábamos que las bóvedas se habrían rehecho durante las sucesivas restauraciones realizadas a lo largo de los siglos. Nuestra sorpresa ha sido que trabajando en la restauración de una de las tres bóvedas del caldarium hemos encontrado, debajo de varias capas de mortero de cal, el recubrimiento exterior original decorado con un trazado, algo irregular, de una trama romboidal", comentó el arquitecto Pedro Salmerón, director de la restauración, la cual habrá finalizado para mediados de 2016.

Con una supervicie de 320 metros, los Reales Baños de Comares es uno de los espacios más antiguos de la Alhambra.
Consta de cuatro distintas zonas: Las Calderas, La Sala de Calor (Caldarium), La Sala Templada (Tepidarium) y la Sala de Vestuario. Estas zonas tienen once bóvedas como techo, tienen lucernas cerámicas en las que se está trabajando también para recuperar sus funciones originales.